Cuando a través de una mamografía o ecografía se encuentra una zona de la mama que es anormal, se debe analizar a través del microscopio para saber si se trata de una lesión benigna o maligna. 

Una biopsia consiste en la obtención de unas muestras de tejido de la zona sospechosa para que el patólogo las examine y pueda dar un diagnóstico de certeza.

La biopsia con una aguja gruesa es el método recomendado porque es más rápido y menos traumático.

Mediante una aguja hueca y con anestesia local se obtienen varios cilindros de tejido de la zona que se quiere estudiar.  Es un método muy seguro y fiable y minimamente invasivo.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted